CONOCER A DIOS

Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Juan 10:10b


Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado Juan 17:3 3


¿Puede alguien que no conoce a Dios tener vida eterna?


Si bien no lo hemos visto cara a cara, quizás deberíamos preguntarnos

¿QUÉ ES CONOCER A DIOS?


Nuestra cultura occidental tomo la concepción griega de “conocer” que significa reunir cierta cantidad de información acerca de algo o alguien. Por lo cual si nos preguntan acerca de un tema sobre el cual tenemos información podríamos decir “yo conozco sobre tal tema”.


Pero la concepción hebrea de la palabra “conocer” es algo diferente. Viene del término hebreo Yada que significa experimentar, intimar, tener relación con algo o alguien.

Cuando un hebreo quiere “conocer” el mar le será necesario ir hasta el mar, meterse dentro, sentir la temperatura, medir la fuerza de las olas, gustar el sabor del agua, olfatear su fragancia y escuchar sus sonidos y ver los colores. Un hebreo no reúne información, sino que toma relación íntima con aquello que quiere conocer.

Y en este sentido es que Jesús dice Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado


¿CUÁNDO COMENZASTE A VIVIR LA VIDA ETERNA?

Ciertamente fuimos diseñados por Dios antes de que Él nos formara (Sal. 139:16) Por lo cual la eternidad habita en el corazón del hombre. Pero en esta vida terrenal tomamos conciencia de esa eternidad el día que le permitimos a Jesús habitar en nosotros.

Entendiendo esto, sabremos que es para nuestro beneficio CONOCER a Dios, de la manera en que bíblicamente se expresa el verbo CONOCER.


Tener con Dios una relación que me permita tener mis propias experiencias con El, tener tiempos para leer la palabra, no a las apuradas, sino para degustar y encontrar la intención de Dios al escribirla.


Pedirle al Espíritu Santo que sea mi guía, mi maestro. Entrar en tiempos de adoración donde pueda perder conciencia del “aquí y ahora” (lo urgente), donde todo mi corazón y mis pensamientos estén puestos en las alturas, donde le permita al Padre amarme, y al Hijo revelarme el corazón del Padre. (lo importante)


Te invito que puedas tomar un momento para encontrarte en los brazos de Abba y puedas como un niño abrazarte a El escuchar sus palabras, sentir su fragancia, envolverte en ámbitos celestiales, darle participación a Dios en tu día a día, en la toma de decisiones, donde el apuro del día a día no atropelle tu vida de intimidad.


Que Dios te de la bendición de usar tu tiempo con sabiduría, dándole a Él el lugar más importante de tu vida.

100 vistas1 comentario

© 2020 Liz Santos - Worshippers Revolution Todos los derechos reservados. Proudly created with iCréatif Studios