DÍA 16. PACTO Y SERVICIO


Ser fiel significa respetar el pacto que hemos hecho cuando recibimos lo que hemos acordado, pero ser leal es más que eso, porque implica fidelidad a pesar de lo que recibamos y de las circunstancias. La palabra fidelidad deriva del latín fidelitas que significa “servir a un dios”.

Claro que cada quien escoge a quien servir, pero nosotros, hijos de Dios, le servimos a Él y a nuestros hermanos en la fe. Ser fieles y leales implica servicio. En cualquier relación es así, en el matrimonio, con los amigos, con las autoridades y especialmente con Dios, debemos servir a aquellos con quienes hemos establecido un pacto de lealtad.

Eso provocará que nuestras relaciones mejoren y que nuestra vida sea más feliz. Si fidelidad es sinónimo de servicio y si Dios es fiel, significa que es el primero en enseñarnos a servir a nuestros seres amados. Él nos ayuda, nos apoya y da sustento diariamente.

Nos enseña que para recibir es necesario dar, y las relaciones se fundamentan en esa actitud de entrega y servicio que ofrece satisfacción, a pesar de que tal vez, no recibamos lo mismo a cambio. ¡Es tiempo de mejorar nuestras relaciones siendo fieles, leales y útiles!

Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. 2 Timoteo 2:1-2

Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; Hebreos 10:23-24

© 2020 Liz Santos - Worshippers Revolution Todos los derechos reservados. Proudly created with iCréatif Studios