DÍA 19. IDENTIDAD FAMILIAR


Más a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. Juan 1:12

Todos reaccionamos con base a la identidad que tenemos, no solo como hijos sino como familia. Como hijos de Dios debemos buscar Su Palabra y guardarla en el corazón. Un buen Padre siempre debe tener una Palabra apropiada para sus hijos en el tiempo correcto; pero si no intimamos como familia en la presencia de Dios, ni escudriñamos las Escrituras, ¿cómo podemos estar atentos a escuchar el secreto de SU corazón?

No permitamos que nuestra identidad se vea afectada por circunstancias externas. Jesús se adelantó a Judas diciéndole que lo que tuviera que hacer, lo hiciera de una vez por todas; y luego, a Sus demás discípulos les dio un nuevo mandamiento: amarse los unos a los otros, acaso previniendo que la traición de Judas hiciera que se odiaran entre ellos y esto hiciera tambalear su identidad de discípulos basada principalmente en el amor al prójimo.

De igual forma, muchas veces las situaciones externas a nosotros amenazarán con derrumbar nuestra identidad como hijos de Dios, pero cuando estamos conscientes y enfocados en nuestro rol y somos hijos dispuestos a amar y perdonar, nada nos hará caer. Sé que tratar con gente es difícil y que muchas veces incluso resultamos lastimados, pero nuestro deber como hijos de Dios es perdonar y amar, ya que eso será lo que sane nuestras heridas.

Un buen hijo se somete al cuidado de Dios y permanece en Él, así, cuando aprendemos a caminar con identidad de hijo, el fruto llega. Deposita tu confianza en Dios, confía en Sus procesos y en lo que Él tiene para ti. Adquiere tu identidad como hijo de Dios y sé cómo árbol fructífero plantado a la orilla del río.

No somos esclavos de las circunstancias ni el temor… SOMO HIJOS DE DIOS!

© 2020 Liz Santos - Worshippers Revolution Todos los derechos reservados. Proudly created with iCréatif Studios