UN ADORADOR TRAS SU CORAZÓN


Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero. Hechos 13:22

Cuando Dios descubre a un adorador que la dispocision de someterse los requisitos espirituales, que está dispuesto a pagar el precio del discipulado, lo usa al límite, a pesar de sus deficiencias.

¿Qué podemos aprender de David?

La vida de David es un estudio de carácter fascinante.

David comenzó como un pastor de ovejas y terminó como un rey.

Se convirtió en un gran guerrero y consolidó la pequeña nación de Israel en un poderoso reino que gobernó una gran parte de Oriente.

Pero con todos sus logros, el mayor reclamo de David a la fama, por así decirlo, es el sello de Dios, "he encontrado a David... un hombre después de mi propio corazón."

Como he dicho antes, me parece que esta declaración perplejo! Dios está declarando su aprobación del corazón y de la vida de David.

Eso es desconcertante a la luz del hecho de que las acciones de David no eran siempre piadosas.

En caso de que no estés familiarizado con la vida de David,

• David era un guerrero que derramaba mucha sangre (1 crónicas 22:8). • David cometió adulterio con una mujer llamada Betsabe (2 Samuel 11:4).

David más tarde descubrió que había conseguido a Betsabe embarazada.

Para resolver su problema, David ordenó al marido de Betsabe poner en una posición de batalla hacia adelante, donde fue asesinado (2 Samuel 11:5-17)

Y sin embargo, Dios declara: "he encontrado a David... un hombre después de mi propio corazón."

¿Cómo puede ser?

¿Cómo podría Dios felicitar a un hombre con este tipo de antecedentes?

Sí, David era un hombre con pies de arcilla, un hombre que a veces cometió pecados que la mayoría de nosotros no podíamos imaginar, y mucho menos cometer.

Sin embargo, a largo plazo, David buscó ser justo y el deseo de su corazón era hacer la voluntad de Dios.

Este es el tipo de hombre que Dios buscaba según lo indicado por

Jeremías 5:1: Recorred las calles de Jerusalén, y mirad ahora, e informaos; buscad en sus plazas a ver si halláis hombre, si hay alguno que haga justicia, que busque verdad; y yo la perdonaré.

Dios no espera la perfección, como podemos ver claramente de David.

Con todo lo que David había hecho mal en su vida, Dios todavía podía mirar el corazón de David y decir que era un hombre después de su propio corazón — un hombre que hizo toda la voluntad de Dios.

David no merecía las bendiciones de Dios. Pero en su corazón tenía el derecho de- Señor, anhelando seguir y complacer a Dios.

Complacer… esta era una de las pasiones de David

 Amaba lo que Dios ama  Se apacionaba por lo que Dios se apaciona  Bucaba lo que Dios busca

¿Estas listo para ir tras Su corazón?

© 2020 Liz Santos - Worshippers Revolution Todos los derechos reservados. Proudly created with iCréatif Studios